XTI & Marie Claire: todos los zapatos que desearás este verano están aquí

25/11/2019

En el sur ya hay tirantes. Los vestidos cortos ya pasean por la calle y a partir de las seis de la tarde las manos de los turistas renuncian al móvil y empuñan conos de helado. Las gabardinas y los guardapolvos, las chaquetas y las tiradoras son las únicas prendas de abrigo que resisten en el armario. El calor ya trepa península arriba.  

Sara Sampaio se ha encargado de terminar de apuntalarlo. La modelo portuguesa, de ojos azules y melena castaña, tiene el rostro del verano. Su imagen es la de los hibiscos en el pelo y las playas de arena blanca. Y también ahora, la de XTI. Este verano, el ángel luso de Victoria’s Secret ha colaborado con la firma de zapatos española. Sampaio es su rostro y sus pies. 

Y XTI y Sara Sampaio saben que la canción bandera de El canto del loco caducó hace más de dos años. Podemos entrar en un garito con zapatillas y nadie nos mira mal al pasar. Atar cordones blancos antes de salir de casa cada mañana es en Occidente un gesto ya más arraigado que desayunar. Valen para trabajar y para salir un viernes, para viajar y para ir al cine. La zapatilla de deporte es la normalidad. Este verano, se suben a la plataforma y se tiñen de un solo color. De todos los de la temporada. El amarillo se balancea entre el limón y el pastel y los rosas empolvados y azules eléctricos se cubren de cristales, piedras y detalles metalizados. 

Para las noches clásicas, cuando las suelas de goma se quedan en la puerta, el único estampado que de verdad importa desde hace un año se extiende por sneakers y sandalias. Si algún tacón debe resistir este verano son los de tiras finas, que elevan, estilizan y, combinados con slip dresses, viajan hasta los noventa. Resérvalas para reencuentros estivales y cenas de trabajo. A la vida hemos venido a veranear, pero las oficinas solo cierran si tienen pizarras y tizas y de los percheros cuelgan babis.

Para cenas con amigos, los tacones medianos, los que no superan los cuatro dedos, dan un paso al frente. Como las cuñas de esparto. En rojo, rosa o azul, las esparteñas se anudan para ir a trabajar y duran hasta la noche. Y sin dolor. El esparto amortigua la planta del pie y la media jornada estival, extinguida a las 3 p. m., da permiso para caminar elevada sin rozar el arrepentimiento. 

Tras salir pitando de la oficina, piscina. O playa. O parque. Y las sandalias destalonadas de esparto y ante, o esparto y tachuelas o detalles étnicos, te llevan sobre ellas. 

Este verano, en tres letras caben las 24 horas de los siete días de la semana. Este es nuestro verano con XTI. 

image

image

835
384